1,2,3 …. y cocodrilo a la vista!

Septiembre. Segundo día de adaptación al medio. Día 2.
Por si el día de ayer no fue suficientemente intenso, hoy, nada más llegar nos metemos de lleno en las matemáticas. Admito que aquí, la “profe”, se sorprendió mucho al saber que era una de las asignaturas favoritas de todos… ¡Como cambian los tiempos! Hace unos cuantos años, digamos que las sumas y las restas no eran nuestras mejores amigas…
Pero como en el Faro se trata de divertirnos, pudimos trabajar los números de una forma bien distinta…
Empezamos recordando como eran… que tantos días de sol y playa hacen que algunas neuronas aún estén pensando en castillos de arena…
Y no costó mucho entrar en materia porque teníamos preparado uno de esos juegos que tanto nos gustan : la búsqueda del tesoro. 
Vale, tengo que aceptar que en este caso el tesoro era pasárnoslo bien, y la recompensa empezar la mañana haciendo algo todos juntos… las monedas y las chuches habría que buscarlas por otro sitio…
Y a ello nos pusimos. Teníamos 10 minutos para buscar todas las pruebas que habían sido escondidas la noche anterior por unos seres mágico que viven en el Faro de los 3 mundos. (algún día os contaremos un poco más sobre ellos…)
Entre todos acabamos enseguida, y pronto nos sentamos todos juntos a charlar sobre el “porqué” y el “para qué” de los números, las matemáticas y el cálculo. ¿Sabíais que a nuestro alrededortodo , y si TODO, se rige por números? ¿O que sin ellos no podríamos hacer o entender gran parte nuestro mundo? 
Así de importantes son… y por si no lo habíamos entendido bien, estuvimos un buen rato pensando ejemplos de todo esto… “Yo en mi casa tengo 3 habitaciones” “Pues yo 8 gallinas” “ Y los meses que dura el cole son 9”…
Luego, como la emoción nos embargó, decidimos avanzar un poco más en el tema, y quisimos entender conceptos como “mayor que” y “menor que”… aquí nos atascamos bastante. “Como cuesta acertar en estas preguntas” “Es que si 4 es más grande que 2, ¿cómo puede ser que sea más pequeño que 8”.
Después de un buen rato con esto, y aceptando que lo empezamos a entender solo con los números más pequeños… cambiamos de tercio para despejar la mente. 

Momento de alimentar mentes y estómagos. ¿Y se os ocurre alguna manera mejor de seguir que con un video? 
Este ratito con uno de nuestro personajes favoritos nos tuvo a todos enganchados… y es que nadie como ellos saben llamar nuestra atención y ayudarnos a entender todo lo que habíamos hablado antes…
La mañana pasa rapidísimo cuando estamos divirtiéndonos… y no os quiero ni contar cuando nos ponemos con manualidades… y como no podía ser de otra manera, hoy tenía que ver con los números.
Un maravilloso cocodrilo nos ayudó a recordar la recta numérica del 1 al 10. ¡Así podemos seguir practicando en casa! 
Besos, abrazos y recogida de nuestras obras de arte fueron el punto y final de una estupenda mañana de martes. 
Mañana experimentos científicos. No digo más”.
Leticia F. Rivero Pedrosa. Psicóloga
Anuncios