Depresión y Duelo

A lo largo de nuestras vidas pasamos por diferentes situaciones, tanto positivas como negativas. Generalmente, de manera natural, sabemos gestionar las emociones que nos aportan las etapas positivas, sin embargo, no siempre es así en las etapas más complicadas.

Desde este punto, todos conocemos la emoción de la tristeza, pero no todos sabemos cuando puede llegar a ser un problema, o cual es su función.

La tristeza no es un estado patológico, es una respuesta emocional normal que tiene su origen en diferentes factores. Esta emoción nos indica que necesitamos ayuda y apoyo para poder sentirnos reconfortados.

Sin embargo, cuando esa tristeza no se mitiga con el paso del tiempo sino que se mantiene o incluso se intensifica, es probable que estemos hablando de depresión.

Para el tratamiento de este tipo de problemas es importante seguir una serie de pasos:

  • Identificar el problema y la situación que nos ha llevado a sentirnos de esta manera.
  • Utilizar diferentes técnicas para realizar una terapia lo más eficaz posible: Terapia cognitivo-conductual, midnfulness, visualización…
  • Acompañar la terapia con la adquisición o recuperación de hábitos saludables y positivos
  • Conseguir un estado emocional estable para evitar futuras recaídas.

Por otro lado, la pérdida de una persona querida, la ruptura de una pareja o la desaparición de una situación u objeto suponen la entrada en una etapa diferente de nuestras vidas, el duelo.

Por lo general, las personas que sufren un duelo son capaces de sobreponerse de esos sentimientos de pérdida y desesperanza a lo largo del primer año.

duelo

Sin embargo, en algunas ocasiones, las emociones son desbordantes y puede resultar complicado procesarlas adecuadamente. En este momento el dolor se alarga o se complica, llegando a convertirse en un proceso patológico.

Es aquí, cuando la terapia es la clave para recuperar tu ritmo de vida habitual.

El tratamiento en duelos se basa en:

  • Afrontar la pérdida mediante técnicas como la terapia cognitivo – conductual y la reestructuración de pensamientos disruptivos.
  • Recuperar hábitos de vida saludables y positivos
  • Manejo de emociones con técnicas de mindfulness y relajación.
Anuncios